Noticias /

Secuelas que nunca debieron llegar a la pantalla grande

Las siguientes historias fueron esperadas con tanta ansiedad, misma que fue proporcional al nivel de decepción. 

El cine está lleno cintas que nos han hecho reír, llorar, gritar e incluso sudar. Las emociones que nos brinda la pantalla grande son casi infinitas. Sin embargo, no siempre deberían tener una segunda parte. Cumplir con las expectativas de un filme, cuando este está precedido por otro muy bueno, es una tarea difícil y lo cierto es que no todos lo logran.

Aquí tenemos los 10 mejores ejemplos:

1. Speed 2: Cruise Control (1997)

Cuando nos presentaron Speed (1994), con Sandra Bullock y Keanu Reeves a bordo de un autobús fuera de control, el resultado fue satisfactorio. Velocidad, acción, una química indiscutible entre los protagonistas, Reeves salvando el día y Bullock siendo Bullock. Muchos hubiesen dejado todo así pero luego surgió Speed 2: Cruise Control bajo la dirección de Jan de Bont. Al final, todo fue un desastre.

Keanu pareció predecir el futuro de esta cinta y decidió pasar por alto la oportunidad de trabajar en la secuela que ahora era a bordo de una embarcación. Sandra no fue tan inteligente y se anotó en una muy mala película.

2. Star Wars Episode I: The Phantom Menace (1999)

Para los amantes de esta famosa franquicia espacial esta entrega fue una gran decepción. George Lucas decidió escribir y dirigir esta cinta él solo, y las críticas lo destruyeron por completo. Afortunadamente el tiempo pasó y el molesto Jar Jar Binks quedó olvidado en una galaxia muy, muy lejana.

3. Bajos Instintos (2006)

Uno de los roles más importantes en la carrera de Sharon Stone es el de Catherine Tramell en Basic Instic (1992). ¿Quién podría olvidar a esta mujer tan sexy y peligrosa? La cinta original de crimen, drama y misterio luego ganaría una lamentable secuela que no le hizo justicia a la primera. Stone retomó su rol pero ya las cosas no eran como antes. Fue muy lamentable.

4. The Matrix Reloaded (2003)

Las ahora hermanas Wachowski intentaron imitar el éxito de The Matrix (1999) pero tristemente no lo lograron. Con la primera cinta revolucionaron el cine, y refrescaron el género de la ciencia ficción, sin embargo, su segundo trabajo dejó mucho qué desear. Muchos consideran que esta entrega fue un completo desastre y los diálogos de Keanu Reeves no convencieron a nadie.

5. El hijo de la máscara (2005)

¿Por qué nos hicieron esto? Cuando Jim Carrey y Cameron Diaz protagonizaron La Máscara(1994) todo fue mágico. Chistes realmente graciosos, líneas con el punch perfecto, la magistral actuación de Carrey y Diaz en su mejor momento de sensualidad. Lo que jamás sospechamos era que 11 años después lanzarían la idea de El hijo de la máscara. La secuela resultó ser innecesario y no tuvo nada de gracia. Sin duda fue algo doloroso de ver.

6. The Crow: City of Angels (1996)

En 1994, The Crow consiguió a una gran base de fans gracias a la magnífica actuación de Brandon Lee. Además, la trágica muerte del actor en el set debido a un disparo -que en lugar de ser de una bala de salva, como se esperaba, resultó ser real- también le ganó un misticismo adicional el filme. Con la muerte de Lee cualquiera hubiese pensado que El Cuervo también había llegado a su fin, pero dos años más tarde revivieron al oscuro e incomprendido personaje para una triste secuela.

7. The Hangover Part II (2011)

No todas las comedias dan risa, y este es un claro ejemplo. Luego del éxito de la primera entrega, los creadores de esta cinta fueron demasiado ambiciosos para su propio bien y con la segunda parte no cumplieron con los resultados prometidos.

8. ​​​​​​​Evan Almighty (2007)

Sí, todos amamos a Steve Carell, pero esta es otra muestra de que nadie debería atreverse a protagonizar una secuencia cuando la estrella previa fue Jim Carrey. Bruce Almighty (2003) fue completamente graciosa, y aunque Carell es sumamente gracioso y talentoso por naturaleza, cometió el grave error de involucrarse en esta producción. Afortunadamente luego vinieron The 40 Year Old Virgin y The Office, y Steve se reivindicó por todo lo alto.

9. Batman & Robin (1997)

Cualquiera pensaría que convertir a George Clooney en Batman funcionaría, sin embargo, eso no fue así. Guiones carentes de contenido, actuaciones flojas y un bati-traje con pezones son solo algunas de las fallas de esta cinta dirigida por Joel Schumacher, que también contó con otros grandes nombres como Arnold Schwarzenegger, Uma Thurman, Chris O'Donnell y Alicia Silverstone.

10. Spider-Man 3 (2007)

También conocida como la Spider-Man donde Tobey Maguire se vuelve extrañamente emo y completamente insoportable. ¿Spider-Man bailando por las calles con el cabello en la cara? ¡No gracias! Además, ¿cuántos villanos puede combatir un solo superhéroe en una sola película? Debería haber una regla establecida para esto.

Por supuesto, nos quedan un montón de secuelas malas por fuera, pero no queremos destruirlas todas en una sola sentada.

(Imagen vía Columbia Pictures)

Comentarios