Noticias /

#TaquillaStudio... "La Torre Oscura"

Finalmente, y luego de muchos años de espera para una adaptación en el cine, por fin llega a las salas La Torre Oscura, película basada en la serie de libros escritos por Stephen King y que plantea un multiverso con sus propias reglas y mitología. 

Esta primera entrega se basa en las aventuras de un niño neoyorkino con poderes psíquicos que a través de los sueños se conecta con un universo paralelo, en el cual se lleva acabo una batalla entre el bien y el mal. 

Gracias a estos sueños reveladores y premonitorios, Jake Chambers es sometido a numerosas terapias y desde luego, se convierte en víctima de bullying en la escuela. En consecuencia logra escapar de casa al entrar a otra dimensión para descubrir que todo aquello que se creía que era producto de su torcida imaginación, en realidad, era completamente cierto. 

En este nuevo mundo Jake se encuentra con El Pistolero (Idris Elba), un forastero de los últimos de su linaje (quien inevitablemente nos remite a Denzel Washington en El libro de los secretos y hace algunos guiños a la leyenda del Rey Arturo), quien intenta vengar la muerte de su padre. Ambos unen fuerzas para sobrevivir y combatir  al "lado oscuro". 

Ese lado oscuro está regido precisamente por El Hombre de Negro, interpretado por Matthew McCougnahey. Él es el líder del mal, cuya finalidad es destruir una misteriosa torre que mantiene el equilibrio entre estos universos y que -como todo personaje arquetípico sustentado por el poder y la ambición- desea dominarlo todo, echando mano de su maestría en la magia y la telequinesia. 

 

 

Sin duda, la cinta entretiene gracias al carismático desempeño de Tom Taylor como el hipersensible Chambers, pero principalmente por el magnetismo y excelente trabajo de Elba, quien de manera voraz ofrece un personaje roto pero al mismo tiempo un alfa envalentonado que inevitablemente intentará dignificar sus orígenes.  

Confieso no haber leído los ocho libros que conforman esta serie, pero es evidente que la literatura tiene claras influencias que van desde Tolkien hasta el cine de Sergio Leone. Mucho se ha dicho que La Torre Oscura era una serie inadaptable entre la historia y la liberación de los derechos, sin embargo, pese a la larga, el filme está lejos de tener un establecimiento claro como base para sus secuelas. Inicialmente sería Ron Howard el encargado de dirigir la película, pero por conflictos de agenda cedió la silla de director al danés Nikolaj Arcel (Misericordia, El ausente).

Akiva Goldsman está a cargo del guión, y si bien no es la primera vez que adapta una novela al cine (Soy leyenda, Ángeles y demonios, La quinta ola) ciertamente no es su mejor logro. 

El filme mezcla los géneros del western con la fantasía y el horror en una historia que –aunque no es muy novedosa– logra mantenerse ágil con la empatía de algunos personajes emocionalmente sustentables y un alto nivel de acción. El villano está un tanto fuera de tono, injustificado hasta ahora y con una arrogancia desbordada que podría habernos brindado algo de humor, cosa que no sucede a pesar de que su actor nos haya demostrado en películas como Dallas Buyers Club o Gold que cuenta con las capacidades de ofrecer una interpretación más interesante. 

Ojalá que si se desarrollan más títulos de esta serie, se cimienten mucho mejor los antecedentes de este multiverso que bien podría tomar el lugar que dejó El señor de los anillos

 

 

Comentarios